jueves, 26 de mayo de 2011

Buscando el camino correcto

Quizá con algo más de lentitud de lo que nos gustaría (nunca llueve a gusto de todos), hoy hemos amanecido con la noticia de que la acampada en Puerta del Sol había consensuado cuatro líneas de debate, es decir los 4 puntos principales que mucha gente venía pidiendo, y la base para un consenso de mínimos necesario e imprescindible para dar solidez a este movimiento.

Además, se ha visto una voluntad clara de cambio en la, indiscutiblemente, dañada imagen tras los capítulos de la biodanza y la comisión de espiritualidad de la acampada en Sol.

No en vano, podemos ver que hoy se puede consultar el horario de las asambleas (y el resto de actividades) en su web, algo que hasta el momento era imposible. Y también han lanzado su propia radio (algo que ya se venía haciendo en la acampada de Sevilla).

Esta semana comenzaba a pintar de un negro azabache preocupante por el cariz que estaban tomando las cosas. Ahora, aunque sigue siendo gris, las últimas acciones de muchas acampadas dando prioridad a la búsqueda de un consenso de mínimos tiene que servir de indicativo para ver que se está buscando llegar a la sociedad.

Sin embargo, no podemos conformarnos con este paso. Es necesario convocar actividades de presión social, aquellas que sí incomodan a los políticos, e invitar a los que han vuelto a sus casas cabizbajos, y a los que todavía no se han unido, a participar en un movimiento que tiene que demostrar, mejor que nunca, que tiene una identidad bien definida. 

Es necesario decir que hay otro proceso, menos visible, pero que también está teniendo lugar entre las diversas convocatorias de España y el resto del mundo a nivel interno, en el que están analizando en qué punto se encuentra este movimiento y qué pasos es necesario dar para llegar a buen puerto. No puedo decir gran cosa al respecto (puesto que no soy quién para hacerlo), pero, en mi opinión, las reacciones están siendo interesantes y existe, internamente, la conciencia de que, como mínimo, las cosas en su actual forma y esencia pueden estar desencaminadas.

Creo que siguen faltando actividades de presión social (si bien hoy hay convocada una manifestación a las 19:00 en Puerta del Sol contra el Pensionazo), pero estos primeros pasos hacia un consenso de mínimos y la información en la web de Sol parecen un intento por limpiar una imagen que corría un serio riesgo de quedar dañada de forma irremediable.

Queda mucho camino por recorrer para conseguir una respuesta y adhesión social mayoritaria. Pero en eso, incluso los que no estamos directamente implicados en la organización activa de las acampadas tenemos nuestra propia parte que desempeñar.

Ayer, el programa 59 segundos dedicó unos minutos a las acampadas. Si bien el pseudo-debate (teniendo en cuenta que no había representante de Sol porque se había decidido no mandar a nadie) fue relativamente interesante, no dejó de ser un mar de suposiciones de gente que no sabe qué se pide pero que no dudaron en manifestar su intención de adherirse si se exige una reforma política. Esa misma reforma política que fue la que nos impulsó inicialmente a salir a la calle.

Es el momento de quitarnos de en medio a los interesados, a los llamados "perroflautas", "magufos" y similares, a los falsos líderes que se han erigido en las actividades que tienen lugar estos días en las acampadas, y devolver este movimiento a quien pertenece: el pueblo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario