viernes, 27 de mayo de 2011

La democrática brutalidad del Estado

Pensaba hacer una entrada diferente, hablando sobre las implicaciones de dejar que las acampadas se pudiesen ver influenciadas (y lideradas desde la sombra) por los autoproclamados líderes espirituales.

Sin embargo, eso tendrá que esperar a mañana. El día de hoy nos ha despertado con la noticia del brutal desalojo de Plaza de Cataluña, en Barcelona.La galería de imágenes y vídeos para la indignación es interminable y grotesca. Y es que, los Mossos d'Esquadra, se han empleado a fondo ante una multitud pacíficamente sentada en el suelo.

Desde intentos de atropello (vídeo), hasta una paliza incluso a periodistas (fijaos en el brazalete que pone "Premsa":

Y es que, amigos míos, así es la democracia en nuestro país, sin dejar de lado a nadie, aquí hay para todo y para todos. No sea que los violentos, armados, como el de abajo, decidan utilizar sus armas para arremeter contra el orden público al grito de "¡Somos pacifistas!":



A fin de cuentas, esta acción ha sido para limpiar la plaza, aunque haya que romper narices y utilizar pelotas de goma contra una multitud que sólo se ha limitado a sentarse en el suelo.

El vídeo del desalojo, por si alguien no lo ha visto:

 En definitiva. Hoy hemos visto cómo los políticos se han quitado la careta. Y desde la comodidad de su despacho, han ordenado que los Mossos empleasen toda su democracia contra un grupo de gente que lo único que pide pacíficamente es la posibilidad de tener una democracia mejor.

Por las imágenes y los vídeos, podemos ver que sí, que han sido democráticos, por recibir, ha recibido hasta un cámara de Antena 3, del programa Espejo Público (que ha hecho una cobertura sensacional, por cierto), que ha sido víctima de una pelota de goma. Sí, esas que dicen que no han usado.

Cuando la indignación se apodera de uno ante eso, es cuando entiende, más que nunca, por qué estamos indignados, y por qué buscamos una democracia mejor. Una democracia en la que por expresar tus ideas, no te curtan a palos. Porque eso, por desgracia, ya lo sufrieron nuestros abuelos. No podemos dejar que estos líderes políticos, más propios del Neolítico, sean los que guíen a esta sociedad. Así no.

Ahora, más que nunca, es el momento de demostrar pacíficamente en las calles, que la democracia que unos pocos nos quieren imponer, no nos sirve. A fin de cuentas, nosotros también podemos ser brutalmente pacíficos.

Mientras otros blanden porras metálicas en nombre de la democracia, nosotros sólo dejamos que las imágenes hablen por sí solas...

Este no es más que el mensaje de una persona, ya no indignado con la sociedad, si no por ser incapaz de comprender cómo es posible que esos que dicen proteger a la ciudadanía, se lancen como perros de presa al oír "a por ellos!" contra jóvenes, mayores, ancianos y personas inválidas cómo ya hemos visto.

El día que tengamos una auténtica democracia, tendremos la oportunidad de ser brutalmente democráticos con los que hoy han demostrado un salvajismo desmesurado. Pero no hablarán nuestros puños por nosotros, lo hará nuestra voluntad como sociedad.

4 comentarios:

  1. Brutalmente fantástico o sencillamente genial... como prefieras!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Golpear a los reporteros, agredir a un minusválido y torturar a los que ya han sido "reducidos"...
    Esto es Esparta??? Pues no señores, estamos en España en pleno siglo XXI y yo no entiendo cómo tras esta carga abusiva no hay ninguna ya no dimisión si no disculpa...
    Y yo que votaba a la derecha como un borregazo... cuanto me alegro de haber cambiado eso.

    Abrir los hojos y ver que es lo que pasa en las acampadas, acercaros y luego opinar, yo estoy en ellas el tiempo que puedo y os lo recomiendo, eso si es pluralidad y respeto.

    ResponderEliminar
  3. Esto confirma lo que veniamos diciendo desde hace 2 semanas.

    ResponderEliminar
  4. la policia contra unos ciudadanos indefensos que valentia!!! quien va a dimitir??

    ResponderEliminar