martes, 28 de junio de 2011

Diagnóstico del 15-M: Crítico

No tenía pensado ser mordaz, pero qué diablos, al mal tiempo, buena cara, que decía aquél.

Como sabréis desde hace bastantes días viene coleando el tema del Referéndum del 15 de octubre en las listas por las que me muevo. Y he visto tantas descalificaciones y tantos patinazos por ambas partes que no me queda más remedio que aceptar la realidad. Nos hemos convertido en lo que criticábamos. Hemos dejado de lado los auténticos problemas para pasar a participar en riñas de patio y en el "tú más" para justificar posiciones que nada tienen que ver con la idílica imagen de las plazas.

Vayamos por partes. No es lógico que Julián Jiménez, en esta entrada de su blog haga un ataque ad hominem al referéndum de una manera tan brutal como esta. Me es muy difícil tomarme en serio algo como "Tras mi denuncia no sólo han cambiado el color de la web, que ya no es magenta made in Rosa Diez". Ahora descubro que usar unos colores en particular es motivo de crítica (no deberíamos usar el azul, que es del PP, o el rojo, del PSOE), es un argumento endeble se mire por donde se mire. Pero si seguimos adelante, nos encontramos un ataque a las personas que han presentado esta iniciativa, y no a su estructura. Y esto viene de alguien que pertenecía a las filas del PSOE (pero como lo ha dejado, parece ser que, por alguna especie de bien superior, sí está capacitado para descalificar a otros por pertenencia a partido político. Ríase usted de la hipocresía). Estoy seguro de que Julián tiene argumentos lógicos para decir por qué no debería hacerse un referéndum (yo los tengo y los expondré al final), pero quiero creer que no son los que expone en su blog y que esa entrada es fruto de un arrebato por el motivo que sea.

Pasemos al siguiente punto: Democracia Real. Un acierto tremendo sacarnos a la calle el 15-M. Un patinazo igualmente tremendo el intentar estar estructurando el movimiento (hay que participar en sus asambleas, en sus comisiones, en sus...) mientras dicen al mismo tiempo que no quieren portavoces. No se puede hacer las dos cosas a la vez, o reconocen que quieren liderarnos y ser la voz cantante, o incluyen a cualquiera en el debate sin esgrimir los argumentos anteriormente expuestos para dejar a un sector del movimiento fuera de las decisiones. DRY no puede actuar cuál pontífice dando su bendición urbi et orbi a lo que apoya y a lo que no. Es más, ¿y a mí por qué debería importarme que DRY apoye al referéndum si según ellos no nos lideran? ¿Era DRY el 15-M antes? Según ellos, no. ¿Lo es ahora?

Otro punto: Toma la Plaza (la página que concentra a las acampadas). O lo que es lo mismo: Tenemos que consensuar un consenso para ver si podemos consensuar el consenso de... Que las asambleas funcionan a pequeña escala es indiscutible. Igual que lo es que no se puede consensuar todo en un movimiento en el que no todos apoyan esta idea de que todo, absolutamente todo, tiene que pasar por una asamblea (que no nos engañemos, tiene líderes, por muy románticos que queramos ser con la idea, porque en toda asamblea hay moderadores). Y que, seamos realistas, no podemos tener una asamblea con 46 millones de personas y esperar alcanzar un consenso salvo en cosas muy, muy básicas, porque a mayor complejidad del tema, más disparidad de opiniones (lógico y obvio).

Sigamos: El propio referéndum. Lejos de mostrar una actitud dialogante, parecen haberse cerrado en banda a casi cualquier mensaje externo. A mí, particularmente, me parece un error tener el referéndum el 15 de octubre, coincidiendo con una manifestación de DRY. Se mire por donde se mire, eso no crea unión, divide (por mucho que lo intenten presentar del modo contrario). Y existe un riesgo enorme y terrible en hacer un referéndum así. Si la participación es alta, querrá decir que las manifestaciones (en consecuencia) tendrán poca afluencia, y que los medios dirán que DRY ha perdido apoyos y el 15-M se desinfla. Si, por contra, la participación es baja, directamente lo utilizarán para deslegitimar el movimiento y seguir atacándonos, pero encima con material proporcionado por nosotros mismos.

Y para rematar todo esto, los delirios de grandeza son cada vez más evidentes. Nos estamos subiendo a un altar con el beneplácito de todos. Ya no buscamos una regeneración democrática. No, buscamos directamente un nuevo orden mundial. El batacazo en la manifestación del 15-O puede ser de dimensiones importantes en cuanto a franceses, americanos, alemanes, etc participando en manifestaciones en sus países se refiere. O puede ser un éxito sin parangón, desde luego, pero a mi juicio es un riesgo innecesario, nadie nos ha pedido que arreglemos los problemas de los franceses, los griegos, etc. Seguro que son mayorcitos para hacerlo ellos solos. No es lógico que ahora pasemos a querer salvar al mundo. Nadie nos ha pedido eso, y lo que debería preocuparnos es España.
Ya se sabe, los pasitos, de uno en uno.

En definitiva, que visto lo visto, se está creando una división interna cada vez más palpable entre DRY + acampadas y el resto de iniciativas que puedan surgir (ninguna, visto que si alguien más se vuelve a atrever sin contar con el beneplácito de ellos serán atacados y demonizados como se ha hecho con los chicos del referéndum), y nos está faltando un ejercicio de autocrítica y de mesura en nuestros objetivos terrible y preocupante.

Como decía Trillo, manda huevos.

4 comentarios:

  1. ahora ya me gusta más lo leeré con detenimiento, hay que ser mordaz, los tiempos lo requieren.

    ResponderEliminar
  2. Alejandro,
    Como sabes mis sentimientos respecto a DRY/acampadas -al final es el mismo perro con diferente collar- son coincidentes con los tuyos.
    Yo me movía entre pensar que todo es una jugada maestra, orquestada y ejecutada desde algún rincón de Ferraz; lo mismo pero desde un movimiento antisistema; o simplemente que no se esperaban el éxito y ahora se les ha subido a la cabeza.
    El comunicado de radical rechazo al referéndum, me genera aún más dudas, pero lo que queda claro es que a esta gente no le interesa lo más mínimo una DRY, sino otorgar más poder económicos a los políticos, curiosamente de los que no quieren ser una "mercancía".
    Piénsalo, si se aprobasen las medidas económicas del DRY y no las reformas democráticas, ¿quiénes tendrían más capacidad de decisión sobre nuestras vidas?.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Piensas bien, ya se sabe desde hace tiempo que DRY y acampadas son lo mismo, son la misma gente que algunos casos forma parte de IU, que en asambleas han querido llevar su programa politico, en esas comisiones en que se hablaba de tantisimas cosas alejadas del motivo por el cual la gente salió a la calle.
    Ahora bien, ¿que ha pasado entonces ahora? que se creen esos mismo los valedores y propietarios el movimiento, no dejan que surjan otras alternativas por parte de aquellos que no comulgaban con lo que ellos y sólo ellos habían decidido en sus asambleas que no son representativas de nada, sino de ellos mismos que se han autoproclamado los representantes del pueblo, osadía , así lo llamo yo a esa actitud.
    No digo que apoyen, no se trata de eso, pero sencillamente, que no se apropien de aquello que no les pertenece, la voluntad de cada uno de los indignados, que son más y no pensamos todos como ellos.

    ResponderEliminar
  4. No entiendo porqué me duele tanto estar de acuerdo contigo.(Alex Riveiro)

    Es cierto que si el consenso actua de Ley,
    Esta ley tampoco a sido sometida a votación,
    Por tanto,no tiene legitimidad.

    No estoy de acuerdo con el referéndum por lo inútil que puede ser, pero tampoco estoy de acuerdo con las descalificaciones que se puedan hacer a quién lo convoque.

    Dado que del Movimiento no se esperan lideres,ni formaciones políticas para conseguir (democraticamente)las reivindicaciones, solo nos queda esperar a que el Estado actue como un "buen Padre" que escucha y atiende algunas de las peticiones de sus Hijos.

    Desde mi punto de vista,el entramado de las asambleas debería de servir para estructurar ideas básicas y hacer llegar la información al mayor número de ciudadanos,con el objetivo de presentarlas en el parlamento. Querer gobernar desde las plazas me parece irrealista.
    Si la Democrácia llega al Parlamento, los colores y formas pasarían a su nivel mas bajo. No importaría tanto el Quién sino el Qué.
    @indeformable

    ResponderEliminar