jueves, 16 de junio de 2011

No alces la voz

"No alces la voz, no reflexiones, no mires por la ventana para preguntarte qué puedes ofrecer al mundo. No pienses que eres especial o único, porque no lo eres. No intentes tener tu propia voluntad, acepta la realidad, eres un títere en manos de poderes que crees comprender, pero que manejan tu vida desde la sombra.

No creas saberlo, ni creas ver más allá de donde otros no ven, porque serás aplastado por el sistema. No somos represores, somos guardianes del buen sistema cívico en el que naces, vives sin gloria ni pena y mueres sin dejar un recuerdo imperecedero en este mundo. Como una buena oveja que baila al son de aquellos que han nacido especiales, diferentes a tí, superiores.

Aquellos que por ostentar un cargo tienen el privilegio, y el derecho, de decirte lo inferior que eres, aquellos que por creerse la voz del pueblo, son capaces de colgarte en la plaza y humillarte públicamente. Porque, no lo olvides, no eres más que un títere que sirve a una voluntad superior.

Es posible que veas fantasmas, un viso de esperanza sobre una vida mejor, un sueño que perseguir. No lo busques, los sueños no tienen cabida aquí, salvo para los que ya son especiales, para los que, de algún modo, se saben por encima del bien y el mal. No te cuestiones la realidad que te rodea, no pierdas el tiempo intentando cambiar un mundo que tú sólo no puedes cambiar.

Y si lo haces, no esperes comprensión. No esperes simpatía. No creas que por encontrar una luz en el túnel serás aplaudido. Al contrario, te aplastaremos con todavía más crueldad, aprovecharemos los medios a nuestro alcance, y no al tuyo, para transmitir el mensaje que no quieres escuchar, para transmitir a la masa adormecida que todo está bien, que sólo eres un insurrecto que arriesga poner en peligro la Utopía del estado democrático en el que vivimos.

No llores, ser una oveja no es tan malo, te lo decimos nosotros, los que gobernamos tu vida día a día por encima del corral. Los que disponemos de los mecanismos de control necesarios para dispensar nuestra equitativa justicia divina.

Márchate, y no vuelvas a creer que eres especial, no vuelvas a creer que puedes cambiar el mundo, porque cuando tengamos oportunidad, alzaremos miles de voces en tu contra, para hacerte saber que eres insignificante, y que nosotros somos los que tenemos el control.

No alces la voz, porque te la arrebataremos en cuanto tengamos oportunidad. Y si tú no nos la das, la crearemos nosotros, soltaremos a los lobos para controlar al rebaño, y por mucho que lo intentes, tu también caerás bajo el yugo opresor de los que ostentamos un poder que nos beneficia a nosotros, a los que sí somos especiales."

Firmado: Una democracia imperfecta

¿Y tú? ¿Piensas o obedeces? Es hora de despertar. Es hora de abrir los ojos y hacer ver a los que creen que tienen el poder que no pueden manejarnos a su antojo.

¡Despierta!

5 comentarios:

  1. Descorazonador… y triste… pero real.

    ResponderEliminar
  2. Pesimista? Creo que no todo está perdido.

    ResponderEliminar
  3. ¿Pesimista? No, es irónico. Es lo que ellos quieren que hagamos, no lo que nosotros vamos a hacer :-)

    ResponderEliminar
  4. Es una realidad hecha palabra. Una realidad que los que creenen si mismos vamos a cambiar.
    @indeformable

    ResponderEliminar
  5. ".. levantaros una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en leones"

    (politicos = gente sin empatia... pff como pueden gobernarnos. libre mercado??? eso no puede ser.. libre pensamiento.. eso no quieren que sea!

    ResponderEliminar