miércoles, 27 de julio de 2011

La marcha indignada

He querido esperar, conscientemente, un par de días para dejar que lo sucedido en el pasado fin de semana con la marcha indignada se asentase y poder hacer una mirada más reflexiva, menos impulsiva, con esa ventaja que ofrece el analizar las cosas cuando la polvareda ya se ha disipado.

Mantengo mi opinión sobre la jornada del sábado, fue especialmente emotiva, pero con poca chicha en cuanto a presión social. Sin embargo, no es ni mucho menos negativo. Ese ambiente festivo de encuentro en Sol y esa actitud contribuyó, sin duda, a estrechar los lazos de unión entre personas que forman parte de un mismo movimiento y que no se habían visto hasta ahora. Hubo momentos especialmente memorables, pero fueron tantos que nombrarlos podría llevar toda la noche. Lo importante, a fin de cuentas, es que se vino a demostrar que el 15-M está muy vivo, y que a nivel social sigue estando formado por todo tipo de personas, desde jóvenes a mayores de todo tipo de condición social.

El domingo fue la jornada en la que la presión social sí se hizo ver y oír. Y de una manera notoria, congregando a miles de personas en pleno verano (esas fechas en las que, según el mantra político, nadie acudiría a una manifestación si se convocara). Presión social y actividad que contrastó, amargamente, con la escasa (léase, nula) cobertura de los medios de prensa. Aquellos que dicen informar de lo que sucede en nuestro país.

Finalmente, ayer Joseph Stiglitz habló sobre la economía en una de las asambleas del Retiro, y esta mañana (dejando al lado el desalojo y los incidentes policíales), hemos recibido la noticia de que se había conseguido entregar a los diputados este documento de la marcha popular indignada, que recoge muchas de las problemáticas que se fueron encontrando por los pueblos a su paso.

De todo esto, me llevo varias conclusiones (casi todas positivas). Por un lado, el respaldo al 15-M sigue siendo feroz y, aunque mediáticamente casi invisible, tiene el respaldo de muchos. Por otro lado, parece existir una desconexión creciente entre los objetivos de agrupaciones como Democracia Real y el colectivo del movimiento en sí. Mientras los primeros dejaron atrás la presión contra los políticos para pasar a protestar contra la economía y un ente mucho más grande (y borroso), el FMI; los segundos protestan, principalmente, por una democracia que no funciona (no hay más que leer el documento de la marcha popular para ver que la gran mayoría de puntos son cosas que nuestra democracia tiene que arreglar y en las que el FMI pinta poco o nada).

A esto hay que añadir otro punto, empieza a cundir por parte de algunos la sensación de que DRY está pecando de oportunista. Apuntándose a aquellas iniciativas que despreciaba/ignoraba originalmente para salir en la foto y transmitiendo una sensación de veleta que no les favorece en nada, ni a ellos, ni al movimiento en sí.

Dicho todo esto, ahora hay que poner la vista en el futuro manteniendo la ilusión de que es posible conseguir un cambio y que esto no para. La siguiente marcha ya comenzó ayer a las 17:00, rumbo a Bruselas, donde esperan llegar el 7 de octubre, con la incorporación de otras marchas que se unirán a su paso por otros países (desde Francia y Alemania). Y no podemos olvidarnos del 15 de octubre, fecha del manido referendum (si es que finalmente tiene lugar) y de la convocatoria de manifestación global de Democracia Real Ya (que por otro lado, puede ser un batacazo de dimensiones importantes más allá de nuestras fronteras si no tiene el respaldo esperado).

3 comentarios:

  1. Mientras desahucian a las familias obreras sin recursos.... Bankia avala los 55.000 euros de fianza de Camps

    ResponderEliminar
  2. Estimado Alejandro he visto que tuiteas fotos que no has hecho tú sin mencionar a la persona que la hace, cuando uno tuitea una foto que no ha hecho, como mínimo se menciona. Un DETALLE. Mucho 15m y luego vas de listo.

    ResponderEliminar
  3. @Anonimo Procuro citar la fuente. Algo que no siempre es posible por espacio. Y en cualquier caso, tanto Twitpic como Yfrog tienen el nombre de la persona que subió la foto. En ningún momento he pretendido hacerme pasar por autor de ninguna de esas imágenes.

    Así que por favor, ahórrate el ataque gratuito, hay maneras más corteses de decir las cosas, gracias.

    ResponderEliminar