martes, 24 de abril de 2012

Bienvenidos a 1984: Cataluña

La lista de la vergüenza. La de la represión más gratuita, la del miedo al prójimo. La lista que no existió ni siquiera para la kale borroka en su momento más acuciante en Euskadi. La lista de las personas cuyo único delito fueparticipar en una huelga/manifestación/reunión/lo que sea, buscando defender sus derechos.

No están preocupados por la corrupción galopante de la clase política, ni los constantes deslices de la Familia Real. No, nuestros políticos lo tienen muy claro. El auténtico mal endémico de esta sociedad somos nosotros, los ciudadanos. Ya no se busca ni siquiera a quien tiene una ficha policial conocida. Ahora cualquiera de nosotros puede pasar a engrosar la lista. Todo lo que hace falta es una cámara de fotos y esperar al momento adecuado. Esa pose, esa actitud, esa forma de vestir, ese algo, que descontextualizado, puede servir para transmitir una imagen totalmente opuesta de una persona.

Esta es la democracia que se quiere en España, la del dedo acusador y los pasos de un organismo de nefasto nombre y peor recuerdo que echó a andar en 1933: La Gestapo.

Felip Puig, el César del nuevo circo
El Gran Hermano ha llegado en plena fuerza a Cataluña. Ha comenzado la guerra de guerrillas. El circo está listo y el César está esperando a que comience la función. Esa en la que el propio pueblo se mata entre sí para deleite de la clase política.

Esa en la que el chivato es premiado, el adormilado en su casa es ignorado, y el ciudadano que ha osado abrir los ojos es perseguido por sus ideas. El reloj de la línea del tiempo hacia el siglo XIX ha alcanzado una nueva parada: la década de los 40.

A este paso, antes de que nos demos cuenta, tendremos una policía especial dedicada a ajusticiar a cualquiera que ose salirse de este sistema.

Bienvenidos a 1984. Bienvenidos a Catacluña. Bienvenidos a la dictadura dentro de la "democracia".

No hay comentarios:

Publicar un comentario