lunes, 18 de junio de 2012

Analizando un 15-M difuminado

Esta viene a ser la crónica de uno de esos fugaces romances de verano que calan hondo durante esas fechas, pero después es rápidamente olvidado. En este caso, el romance ha sido de algo más de un año y nos ha dejado un mensaje de fondo de lo más interesante.

Sin embargo, echando la vista atrás, es fácil percibir en la sociedad que el 15-M se ha ido difuminando poco a poco. De él (o gracias a él) nos han quedado movimientos ciudadanos reforzados (como la PAH, que ya existía antes del movimiento) o iniciativas que capturaban acertadamente (a mi entender) el espíritu original del movimiento y que han sabido reorientarse en pos de un objetivo tangible para la sociedad, como 15MpaRato. Son estas iniciativas (por sólo mencionar algunas) las que realmente han sabido captar la atención de una sociedad en la que el movimiento como sí se va difuminando con cada día que pasa.

Imagen de la iniciativa 15MpaRato


Es una suerte de semilla primigenia (algo que ya algunos valientes aventuraban en el verano del año pasado) que se ha ido transformando en un cúmulo de iniciativas cuyos objetivos son de percepción mucho más comprensible para el grueso de la sociedad, y por tanto, propensos a recibir mucho más apoyo de la misma (como bien demuestra el hecho de que 15MpaRato consiguiese reunir el dinero necesario en menos de 24 horas a través de la plataforma de crowdfunding goteo.org, o la PAH en convocatorias para detener desahucios con una respuesta simplemente admirable).

Si preguntásemos a la sociedad, pocos sabrían decir qué es a día de hoy el 15M. Alguno seguirá nombrando a Democracia Real Ya (no confundir con la asociación del mismo nombre, que ha pretendido instrumentalizar el nombre de la anterior para hacerse con un protagonismo que, si bien puede ser necesario, peca en fondo, forma y maneras en exceso como para considerarse legítimo), quizá a Toma La Plaza... y poco más. Desde luego, para los que hemos seguido el movimiento hay mucho más (Asambleas, Agora Sol Radio, N-1...) pero a un nivel más underground. En este campo, es digno de mención la encomiable labor de 15M.cc en su trabajo por documentar las opiniones y lo sucedido en el movimiento desde un punto de vista objetivo, así como servir de paraguas para otras iniciativas no menos interesantes, y la ya famosa 15Mpedia.

Logo de la 15Mpedia

En definitiva, el movimiento en sí es difícil que vuelva a ser lo que fue en mayo de 2011, por motivos ya amplíamente explicados en este blog y que no necesitan ser repetidos hasta la saciedad. Ha servido para auspiciar, sin embargo, no un cambio de percepción en la sociedad (ese espíritu siempre estuvo ahí, pero muchos creíamos estar solos en esa línea de pensamiento) si no de implicación contra esas situaciones que nos indignan.

Si algo podemos sacar en claro del movimiento, es que las propuestas con objetivos claros y tangibles (como los aquí mencionados) tienen una mejor percepción y aceptación para la sociedad (son mucho más sencillos de asimilar que un utópico y abstracto "vamos a reformar el mundo"), y haríamos bien en centrar nuestros esfuerzos en esa dirección.

Ya lo dijo Machado, Caminante no hay camino, se hace camino al andar, y de eso se trata, de hacer ese camino paso a paso. ¿El resultado final? El tiempo lo dirá. Sin pretensión de ser grandilocuentes (que fue, probablemente, uno de los primeros fallos para que el 15-M comenzará a difuminarse dentro de la percepción de la sociedad española).

No hay comentarios:

Publicar un comentario